“Croquetas ilegales” para denunciar el desperdicio de alimentos

Las croquetas son el símbolo de la campaña porque se elaboran a partir de productos ya elaborados.

La catalana Cristina Romero es la impulsora de esta iniciativa que ha logrado conseguir 225.000 firmas de apoyo a través de la plataforma de peticiones change.org.

El objeto de la petición es que se revise la ley de seguridad alimentaria y nutrición para que los excedentes de los comedores escolares puedan ser aprovechados por otras personas que necesiten comida.

Cristina denuncia que en los comedores escolares de nuestro país se desperdician a diario toneladas de comida. Aunque las cifras exactas se desconocen, un estudio del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente publicado en mayo de 2016 estima que “el volumen del desperdicio en los colegios de primaria oscila entre 60 y 100 gramos por alumno y comida, lo que equivale a decir que el volumen total en España es superior a los 10 millones de kilos al año”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *