Cómo congelar y descongelar pan correctamente

pan_congelado

– Congela siempre el pan fresco: si lo congelas duro, tras descongelarlo estará igual y no habrá forma de recuperarlo.

– Congélalo en bolsas de plástico: puedes usar bolsas de congelado o bolsas de plásticocomunes, de las de supermercado. Lo importante es aislar el pan de otros alimentos que guardes en el congelador para evitar que se se impregne de aromas o sabores. También puedes usar papel aluminio, pero es más fácil que se te llene el congelador de migas de pan.

– En rebanadas: uno de los usos más prácticos para el pan congelado es en forma de tostada o bocadillo. Por esta razón, si partes el pan antes de introducirlo en el congelador no hará falta que lo descongeles para consumirlo de inmediato. Bastará con que lo introduzcas congelado en la tostadora para disfrutarlo como si estuviera recién hecho. Eso sí, una vez tostado, conviene consumirlo de inmediato, para evitar que se endurezca. Además, el pan preparado en rebanadas o mitades ocupará menos espacio en tu congelador.

– Entero: si por el contrario decides congelar el pan entero, sin partir, ten en cuenta que deberás consumir la pieza de una vez cuando decidas sacarlo del congelador. En ese caso, conviene dejarlo descongelar a temperatura ambiente unos 30 minutos para que recupere su textura y propiedades.

– Calentarlo en el horno: una vez descongelado el pan entero, si decides pasarlo por el horno para consumirlo como recién hecho, elige la función de aire caliente y enciéndelo a temperatura media. Una vez caliente, introduce la pieza sobre la rejilla, encima de un recipiente con agua que garantice el suficiente nivel de humedad. Déjalo unos cinco minutos.

– Descongelar en el microondas: es una solución rápida para disfrutar de una pieza de pan congelada, pero hay que hacerlo correctamente para evitar que se seque y pierda su consistencia. Para ello, introduce el pan en el microondas cubierto de un paño de hilo y acompañado de un vaso de agua que al evaporarse humedecerá la pieza para que no se deshidrate. Dale una primera vuelta a media potencia de unos 15 segundos y comprueba cómo ha quedado el pan. Si es necesario, repite la operación siempre pendiente de que el pan no se eche a perder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *